Magia y Lenguaje en la Prehistoria

Objetivos:

  • Mostrar de manera práctica la vida cotidiana y el mundo percibido por nuestros antepasados prehistóricos.
  • Desarrollar habilidades creativas mediante la reproducción de pinturas rupestres.
  • Trabajar en equipo y fomentar la participación.

Edad: 1º ciclo de Primaria (6-8 años) – Duración: 60 min – Grupos: 25-30 alumnos – Monitores: Un arqueólogo y un paleontólogo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Material: Herramientas y utensilios prehistóricos, pinturas, reproducciones, pinturas de mano, material audiovisual.

Metodología: Se utiliza una combinación de metodología pasiva y activa que permite, en primer lugar, conocer algunos conceptos básicos, y posteriormente llevarlos a la práctica.

Descripción: En la parte expositiva del taller, contando con la participación en todo momento del alumnado, se les habla de por qué nuestros antepasados vivían en cuevas. Como en las cuevas no hay luz, se les muestra cómo fabricaban lámparas de piedras con grasa vegetal (combustible imprescindible para que no se consuma el fuego) y fibras naturales (mecha). Para obtener esa grasa vegetal es necesario cazar animales, y se hace una demostración de la talla de piezas de sílex con la que fabricaban cuchillos, arpones, etc., algunas de estas herramientas enmangadas en palos de madera. Otro material utilizado para hacer herramientas, como los punzones, era la cornamenta de algunos animales. Otro tema tratado, y eje del taller, son las pinturas rupestres, qué materiales utilizaban (se les muestran distintos pigmentos naturales y los minerales de donde los extraían), por qué pintaban, qué significaba la pintura de la huellas de sus manos, qué animales eran los más representados, etc. Se realiza una demostración con uno de los alumnos para enseñarles el efecto de pintar con spray, que tiene que ver con un fenómeno físico que es el efecto Venturi. Con pigmentos naturales disueltos en un poco de agua, en un recipiente (concha de molusco), y soplando por dos huesos finos de ave, se consigue la pintura en negativo de una mano, por ejemplo. Para terminar, se muestran imágenes de los animales más representados en las cuevas, toro, caballo y bisonte, y se les explica como alguno de estos animales eran más grandes que los actuales, incluso que el bisonte vivía en Madrid hace 40.000 años. Pero nuestros antepasados también representaban otros animales como el oso de las cavernas, el mamut, el rinoceronte, la leona, etc. Para terminar el  taller, se divide a los alumnos en grupos de tres, y cada uno de ellos tiene que portar una lámpara para iluminarse, una lámina donde viene representado el animal que tienen que dibujar, y un recreación en tres dimensiones de ese mismo animal. Así, se les da paso a la “cueva” donde disponen de pinturas de diversos colores, y tendrán que dibujar con los dedos, los animales que se les han asignado previamente. Para finalizar, se les unta la mano de pintura por medio de una esponja, y tienen que imprimirla en la cueva.

Anuncios