Segundo paso de la restauración: ¡¡¡Liberad al hueso!!!

Tras el engasado de la mandíbula, los esfuerzos se han concentrado en liberar poco a poco el sedimento de naturaleza arcósica. Para ello nos valemos de afilados punzones enmangados, y palitos de madera (tipo brochetas o palillos de chino!!!) cuando nos encontramos cerca del hueso.
Para hacer más fácil el trabajo, Jorge Morales nos recomendó que mojásemos el sedimento con alcohol para reblandecerlo, ya que éste se evapora rápidamente y no deteriora el hueso, y damos fe que funciona perfectamente!!!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Mandíbula. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s